Mensaje del Sto. Padre

Mensaje del Sto. Padre Francisco en la audiencia con Guías y Scouts de Europa, en ocasión del Euromoot 2019. Roma, 3 de agosto de 2019.

 

Queridos amigos, ¡buenos días y bienvenidos!

Agradezco al Card. Bagnasco por sus palabras y os agradezco a todos vosotros por estar aquí, ¡porque habéis andado un largo camino para llegar aquí! Venís de lugares muy lejanos. Seguramente estaréis un poco cansados. De una cosa estoy seguro: de que os sentís mucho más libres ahora que antes. Y esto, ¿qué significa para vosotros? Esta libertad se conquista en el camino, no se puede comprar en un supermercado. Se conquista en el camino. La libertad no proviene de estar encerrado en nuestras habitaciones con nuestros teléfonos móviles, ni drogándose un poco para escapar de la realidad. No, la libertad viene a nosotros en marcha, paso a paso, junto a otros, nunca solos.

En vuestro camino tuvisteis cinco etapas, cinco encuentros con grandes santos que viajaron por Europa en diferentes épocas: Pablo de Tarso, Benito de Nursia, Cirilo y Metodio, Francisco de Asís, Catalina de Siena. Estas personas, ¿qué es lo que tienen todos en común? No esperaron nada de la vida o de otros, sino que confiaron en Dios y se arriesgaron, en un viaje para alcanzar sueños tan grandes que incluso después de siglos aún nos están haciendo tanto bien a nosotros, a ti, a todos. Dieron su vida, no se la quedaron para sí mismos. Por lo tanto,  después de estos cinco encuentros, me gustaría dejaros unas pocas palabras. Habéis tenido cinco encuentros, me gustaría dejaros cinco palabras. No son mías, sino que son del Evangelio que os acompañó en vuestro viaje y que os invito a llevar siempre con vosotros, como vuestro navegador – el Evangelio es el verdadero navegador para la ruta de la vida – y a abrirlo todos los días, porque el Evangelio es el mapa de la vida. Éstas son las palabras de Jesús: “Dad y se os dará” (Lc 6, 38). Son palabras sencillas, pero son todo un mensaje, un programa de vida. Palabras claras, que marcan una ruta clara: Dad y se os dará.

Primero, Dad. Hoy en día, se piensa inmediatamente en tener. Muchos viven con el solo propósito de poseer algo que les guste. Sin embargo, nunca están satisfechos, porque cuando tienes una cosa,  quieres otra y entonces otra y otra y así, sin fin. No hay satisfacción en el tener. Tener más provoca más hambre, más deseo de poseer, sin encontrar lo que es bueno para tu corazón. El corazón no se entrena en el poseer, sino en el dar. El poseer engorda el corazón, lo hace pesado, lo hace mundano. La entrega lo hace más ligero. Es una forma de entrenamiento que tiene que ejercitarse día a día. Por esta razón, Jesús estableció como primer punto, no el poseer, sino el dar: ¡dar significa arriesgar la vida! Dar significa levantarse del sofá, del confort que te hace quedarte en ti mismo, y salir de ti. Dar significa no someterse a la vida, sino ingresar al campo, para dar algo de bondad al mundo. Por favor, no dejéis vuestra vida en la mesita de noche, no os contentéis con vivirla a través de la TV, no penséis que descargaros la próxima App os hará feliz. “Los sueños más bellos se conquistan con esperanza, paciencia y empeño, renunciando a las prisas” (Exhortación Christus Vivit, 142). Dios os acompaña en vuestro camino y os apoya, para que vosotros podáis dar lo mejor de vosotros mismos. 

También hay otra cosa en el deseo de poseer: la alienación. Pierdes tu originalidad y te conviertes en una fotocopia. Pero Dios creó a cada uno de nosotros original, con nuestro propio nombre. No hagamos de nuestra originalidad – como dijo ese muchacho de dieciséis años, Carlo Acutis – en una fotocopia. Es triste decir cuántos jóvenes hoy en día son fotocopias, han perdido su originalidad y copian la identidad de cualquier otra originalidad. Podrías decir: “Vale, voy a dar lo mejor de mí mismo, pero a mi alrededor hay tanta indiferencia, muchos piensan solamente en ellos mismos. ¿No pareceré un ingenuo y perderé frente a otros, y mi entrega me convertirá en un ingenuo del que todo el mundo se reirá?” Me gustaría deciros a vosotros: confiad en Jesús. Él, después de haber dicho, “dad”, añadió: “y se os dará”. Dios es Padre y os dará mucho más de lo que imagináis. Dios no os deja con las manos vacías. Cuándo parece que te está quitando algo, es sólo para hacer hueco para darte algo mejor, para permitirte avanzar en tu camino. Te libera de las falsas promesas de consumismo para hacerte libre por dentro. Jesús os hace felices por dentro, no por fuera. Jesús no te da un maquillaje cosmético, no: Él trabaja por tu interior, te hace hermoso por dentro, ¡te hace hermoso por dentro! No en el exterior. Él os puede dar lo que nadie más puede; porque el último modelo de móvil, el coche más rápido, el vestido más de moda, además de no ser nunca suficiente, nunca os darán la alegría de sentiros amados y de amar. Y esta es la verdadera alegría: sentirte amado, y amar.

Así que, lo primero es dar. Y éste es el secreto de la vida, ¿sabéis por qué? Porque la vida es algo especial: “Quiero poseer vida, ser dueño de mi vida. ¿Qué debo hacer?” La vida se posee sólo dándola, dándola. ¡Sólo así poseerás tu vida! Sin embargo, podríais decir: “Incluso si doy lo mejor de mí mismo, la vida real no cambiará para mejor”. Esto no es verdad. ¿Sabéis porqué? Porque sois únicos. Porque nadie en el mundo puede dar lo que tú estás llamado a dar. Alguien dijo lo mismo a Madre Teresa de Calcuta: “Pero tú, hermana, haces estas cosas con los pobres, con los enfermos … Haces tantas cosas hermosas … ¿Pero de qué sirve ésto en un mundo tan pagano, tan ateo, tan malvado, con tantas guerras? ”Y ella respondió , “Una gota más en el mar. Si no lo doy, nadie lo hará». Nadie puede dar lo que yo, alguien único, puedo dar. ¡Nadie en el mundo puede dar lo que estás llamado a dar! Cada uno de vosotros es único y – por favor, ¡no lo olvidéis nunca! – precioso a los ojos de Dios. Para la Iglesia eres único, para mí eres único. Me gustaría decíroslo a cada uno de vosotros: para mi sois preciosos. Para Dios sois preciosos. 

Sería bueno que también os lo dijerais cada vez a cada persona cuando estéis juntos, de corazón: “Eres precioso, eres precioso…”. Esto es la entrega.  La invitación de Jesús “dad y se os dará” es válida también en la relación hacia otros. Me gusta pensar en lo que, en la jerga scout, vosotros llamáis la Partida, y que es el momento cuando elegís hacer del servicio vuestro estilo de vida. Abriros a los otros, vivid para hacer el bien a los otros, vivid – utilizando vuestras propias palabras – la hermandad scout: si vivís de esta manera, os estaréis dando también. Sí, porque si construís puentes hacia otros veréis que otros construirán esos puentes hacia vosotros. Si, por el otro lado, os quedáis mirando al aire, perdiéndoos en vuestras propias fantasías, viviréis como pompas de jabón. Pero una vida que deambula por el aire se evapora en lugar de avanzar. Mirad vuestras manos, hechas para construir, para servir, para dar y entonces deciros a vosotros mismos: “Me preocupo, los demás me conciernen”.

Dad y se os dará, también implica a la creación. Si continuamos explotándola, nos dará una terrible lección. 

Ya lo estamos viendo. Si nos preocupamos por ella, tendremos un hogar mañana también. En vuestro viaje os habéis sumergido en la naturaleza.¡Qué hermoso! ¿Os habéis dado cuenta que la naturaleza no tiene fronteras? La Creación no tiene fronteras: está hecho por y para todos. Las plantas, los bosques, los animales crecen sin fronteras, sin aduanas. La creación es un libro abierto que nos da una preciosa lección: estamos en el mundo para encontrarnos con otros, para crear comunión, porque todos estamos conectados. La creación está hecha para conectarnos con Dios y entre nosotros, es la red social de Dios. Pero si empezamos con prejuicios sobre otros, con ideas preconcebidas, siempre veremos límites y barreras. En cambio, si empezamos por encontrarnos con el otro, con su historia, su realidad, descubriremos un hermano con el que compartir la casa común, la cual compartimos con la Creación, que no tiene fronteras.

Queridos amigos, habéis caminado desde tan lejos siguiendo el lema “Parate Viam Domini”. Os animo a preparar el camino del Señor allá donde estéis. El camino del Señor se reconoce fácilmente: es el camino donde la entrega es el sentido de la dirección, lo que hace que el mundo avance; no las posesiones, que es lo que os hace ir para atrás. No lo olvidéis: las posesiones son así (gesto de cierre de puño). La entrega es así (gesto de apertura de la mano). La entrega os hace ir hacia delante. Eligiendo el camino de la entrega, os convertís en ciudadanos activos, así como vuestro fundador Baden Powell solía decir. Esto es tan importante hoy en día: el Señor no sólo busca buenas personas, ¡sino personas que hagan el bien! El amor a Europa que tenéis en común también requiere, no únicamente observadores atentos, sino constructores activos: constructores de sociedades reconciliadas e integradas que den vida a la renovada Europa; no protectores de espacios, sino generadores de encuentros. Vosotros, rovers y guías mayores de toda Europa, tenéis esta tarea histórica.  Vosotros estáis forjando el espíritu Europeo con vuestra ruta y sueños. El símbolo de todos los scouts es la flor de lis. Es el símbolo que indica el norte en las brújulas y en los antiguos mapas náuticos. Recordad que el escultismo tiene su fundamento en formar hombres y mujeres que abran caminos hacia lo Alto y mantengan el rumbo correcto, el del bien. No olvidéis: dad, siempre de esta manera, yendo hacia delante; no con el deseo de poseer, lo que os tira hacia atrás. “Dad y se os dará”. Es la entrega la que satisfacerá vuestro anhelo. Espero, queridas Guías Mayores y Rovers de Europa, que preparéis el camino de la entrega, del darse. Dad y se os dará.

Gracias, ¡os pido que recéis por mí y os deseo un buen viaje!

Greetings Bruno Borde

Euromoot 2019 Roma Bruno Borde, Comisario Federal Queridos Rovers y Guías Mayores, Estamos llegando al final de esta ruta: El Euromoot de 2019. Durante varios días habéis tenido la oportunidad de vivir una experiencia real y verdadera. Primero por el viaje a través de...

leer más

¿Qué hacer tras el Euromoot?

¿Qué hacer tras el Euromoot?Thibault van den Bossche El Euromoot 2019 es la reunión de 5000 rovers y guías mayores de Europa, de más de 20 países diferentes, alrededor del Papa Francisco. Entre los más representados se encuentran Italia (2500 participantes), Francia...

leer más

¡Sean mujeres y hombres de esperanza!

¡Sean mujeres y hombres de esperanza! Franziska Harter Esta mañana, los 1200 rovers y rangers se reunidos en Soriano para el último día de campamento, escucharon las palabras verdaderamente “on fire” de Mons. Jean-Claude Hollerich, quien celebró la Santa Misa con...

leer más

Diferentes culturas: el mismo ideal

Diferentes culturas: el mismo idealThibault van den BosscheUna treintena de guías mayores se sientan en el suelo en pequeños grupos, con una pequeña tabla de madera y unos botes de pintura a sus pies. En la etapa de Acquapendente tendrá lugar esta tarde una actividad...

leer más